Puedes comer a diario como en casa de mamá

Empresa familiar con la idea de recuperar todo lo bueno de la cocina tradicional de nuestras abuelas tanto en ingredientes como en modos de hacer, actualizando todo lo mejorable para ponerlo al servicio de los que no tienen tiempo o ganas de estar entre fogones y calderos.

Entendemos que la comida diaria no solo es una necesidad, sino que tiene que ser un placer del que no nos debemos privar ¡y además no es caro!

Vamos a hacer la compra todos los días y elegimos lo más fresco y en sazón que tienen nuestros proveedores para empezar a cocinar con lo mejor del mercado. Compramos las especias en pequeñas cantidades para asegurar su frescura y aroma, las usamos con mucha discreción.

En la cocina tratamos los alimentos con el mayor esmero y dándoles el tiempo justo a todos nuestros guisos. No nos gusta precipitarnos.

Aunque cada receta debe llevar los ingredientes precisos, nos permitimos hacer los cambios que la plaza nos exige, de esta manera conseguimos una variedad mayor de recetas para ofrecer a nuestros clientes. También hacemos algunas modificaciones que aportan a nuestros menús los elementos nutricionales equilibrados.

Nosotros mismos preparamos todos los fondos y salsas evitando al máximo la utilización de preparados para no incluir en nuestros platos conservantes y sabores artificiales.

El resultado es una comida sana y nutricionalmente equilibrada que pretende que nos olvidemos de la hora del almuerzo o cena como un compromiso que debemos cumplir un par de veces al día.